Enigmático liderazgo ecléctico de Dawn Staley
noviembre 20, 2020
Mi tercer hijo…
diciembre 4, 2020
Show all

Retroalimentación Apreciativa

En mi segunda oportunidad como jefe de un equipo, que desafiantemente eran todas mujeres, cometí 2 errores como líder, el primero fue iniciar siendo un “Espía”, y el segundo, al cual le dedicaré este artículo, fue la manera en que les di retroalimentación luego de mis “descubrimientos” basado en el primer error.

El desastre: luego de una semana de observación, las reuní y durante más de 40 minutos les mostré todo lo que habían hecho mal; no tenían manera de refutármelo, dado que tomé notas del día, la hora, y la situación con exactitud. La energía y motivación del equipo las arrugué con mis manos como una servilleta usada, y las lancé a la basura. Me comporté como el mejor anti-modelo de la “Retroalimentación apreciativa”.

Años después la vida me llevó a estudiar sobre el método “Diálogos Apreciativos” (DA), creado por David Cooperrider y Ronald Fry.

Los DA ofrecen un nuevo marco en la gestión organizacional, pues cambia la visión tradicional de búsqueda e identificación de deficiencias basada en la ecología de las fortalezas.

Su denominación ya nos anticipa 2 conceptos desde su esencia: a) Indagar,  hacer una dedicada búsqueda de fortalezas y, b) Apreciar, aquello que parece obvio y hacerlo honestamente relevante, volverlo significativo.

Los DA hacen emerger a la superficie los recursos de las personas y organizaciones, a partir del reconocimiento de los factores de éxito existentes.

Dada esta manera de abordar los diálogos, convencido de la importancia de las conversaciones de alta calidad en los equipos, y sabiendo que los líderes necesitan una herramienta productiva para generar mejores resultados, es que proponemos un “cómo hacerlo”, una forma para impulsar y empoderar a la  gente a través de la “Retroalimentación apreciativa”.   

Retroalimentar importa 

En las relaciones de liderazgo, la retroalimentación si importa, más que una actividad necesaria es un encuentro para la influencia; esta acción debe ser natural, honesta y madura para quienes la viven.

La retroalimentación es una manera que tiene una relación, para enaltecer y  desarrollar nuevas y mejores posibilidades de acción y transformación. Quienes comprenden el valor de esta seductora oportunidad de edificar de manera directa, tendrán en su haber un saldo emocional favorable, y logran compromisos por los cambios y el avance.

La “Retroalimentación Apreciativa” usa un esquema muy sencillo y poderoso, basado en 4 acciones secuenciales, donde el eje transversal es la apreciatividad, y donde la intención de norte a sur del proceso no busca “meter el dedo en la llaga” sino encontrar medios y un plan para que lo que está bien mejore y se mantenga, y lo que no ha resultado se transforme.

Este enfoque de hacer que nuevas y mejores cosas pasen, evita la vía del drama, la recriminación, y se hace cargo de utilizar una observación apreciativa; una manera de preguntar libre de juicio, es decir, con la honesta intención de indagar; una escucha amplia y empática; y finalmente, un diálogo co-creador de: diseño de futuro a través de un plan y, compromiso por una nueva realidad.

Que sea este el enfoque que los líderes usen dentro  de  las organizaciones y equipos, como una forma de contribuir de manera expedita y ecológica, a la transformación de las personas que les corresponde guiar; dado que así podrán tener cambios duraderos.

El tiempo logra los cambios, el tiempo que se traduce en madurez es un gestor de transformaciones, y  definitivamente, el tiempo que un líder invierte para producir cambios desde la retroalimentación, marca la diferencia en la gestión de los equipos que tienen resultados innovadores.

Amancio Ojeda Saavedra

@amanciojeda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *