¿Dónde colocas tu energía en un conflicto?

Cambiar las organizaciones desde el Ser.
junio 24, 2014
El locus de control y el trabajo en equipo
julio 27, 2014
Show all
Todo  el que se considere humano tiene como punto
común que, durante su vida, tendrá un sinfín de conflictos u oportunidades para
crecerse y  hacerse más sabio. Los
conflictos no tienen vida propia, ellos vienen de la suma de acciones y
omisiones de nosotros mismos. Así  que
hagamos lo que hagamos, tendremos que vivirlos, superarlos  y 
aprender de ellos. 
Una de las claves que muestran
los varios tipos de  inteligencia en la
acción, es la respuesta a la interrogante que titula a este artículo:    ¿Dónde colocas tu energía en un conflicto? 
El impacto inicial y  la negación de un conflicto, es una reacción
natural y  necesaria; estos pasos
requieren tiempo y energía, serán pasos que no podrán  omitirse en mayor  o en menor medida, de acuerdo a la interpretación
que cada cual le dé al conflicto. 
Decimos que estamos en
conflicto cuando vivimos una situación para la cual no tenemos una solución
clara e  inmediata, y  que seguramente nos “robará” un poco de la
tranquilidad emocional. Es por ello  que
yo  afirmo que: Los conflictos son la posibilidad de mostrar la capacidad de hacer
mucho con pocos recursos, o con recursos que se desconoce que se poseen. 
Hay varias  ideas
que me vienen a la cabeza cuando 
estoy  frente a un conflicto,
y  me permito  compartirlas con ustedes, para ver si pueden
serles útiles y así logren afrontar con mayor tranquilidad  estas situaciones. Estas frases las hago
presente por grande o pequeño  que sea el conflicto. Se las entrego a
continuación:
No
hay conflicto después de la muerte, pero la muerte NUNCA es la solución a un
conflicto.
El
primer recurso para solventar el conflicto es sentirte parte de él, y el
segundo es analizarlo con desapego.
Conflicto
no significa sufrimiento, conflicto es la oportunidad para crecerse y mostrar
tu capacidad de ser mejor.
Cuando
la energía la pones en la solución, el conflicto pierde poder.
Estas frases, al leerlas o  al repetírmelas,  hacen que mi enfoque cambie, las tomo como un
punto de partida para distribuir mi energía en lo más importante: del
conflicto, la solución; de la solución, el aprendizaje. 
Amancio E. Ojeda Saavedra 
@amanciojeda 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *