Las buenas ideas son insuficientes

Comunicarse como un LIDER
agosto 20, 2016
Facilitadores para un mejor país
octubre 1, 2016
Show all

Las buenas ideas son insuficientes

Al principio y mediados del siglo pasado, tener buenas ideas era casi una garantía de éxito, y quienes eran fuente de ellas, recibían halagos y apelativos positivos en la mayoría de los casos. Los creativos eran considerados seres que venían con un don especial.

Me permito  parafrasear a mi maestro y amigo Adrian Cottin, quien usa una frase que me gusta, él dice: “La creatividad es un don especial que recibimos todos por igual”. Considero que es acertado este pensamiento; y si todos somos  creativos y estamos llenos de buenas ideas, lo que corresponde es preguntarse: ¿Dónde debo “sintonizar” mi creatividad para que sea útil?

Luego viene el desafío mayor, si se coloca la creatividad en el área correcta para generar buenas ideas, que permitan conseguir nuevas soluciones, entonces: ¿Cómo se hace para alcanzar una óptima ejecución de esas propuestas?

En lo organizacional ocurre lo mismo, hay muchas personas con excelentes ideas, que harían de la empresa un lugar distinto, con mejores resultados y mostrando un semblante de Innovación, pero suele ocurrir que fallan en la ejecución de las mismas. Quienes no  se atrevan a innovar hoy, están corriendo  el riesgo de desaparecer.

Los tanques de pensamiento

Los denominados “Think Tank” (Tanques de pensamiento) surgieron en el siglo XVIII como  una práctica de orientación política, para ayudar a los gobiernos a resolver problemas de  manera más sencilla y rápida, este concepto, que originalmente reunía a los grandes pensadores de la comunidad, ha evolucionado, y su aplicación y transformación se usa en todo tipo  de  organizaciones e instituciones.

Un “Tanque de Ideas” permite de manera metódica, establecer una forma de  intervención  a situaciones desafiantes dentro de la organización,  y  que los pensadores puedan conseguir soluciones pertinentes, tanto para aspectos de forma cómo  de fondo.

El “Tanque de Ideas” es un proceso que se rige por una serie de estrategias de  facilitación; el manejo de  conservaciones productivas y creativas para lograr ideas, implantarlas y, hacer seguimientos a los resultados de manera armónica.

“Tanques de Ideas” en 4 pasos.

Una metáfora creada para comprender los pasos que se dan dentro de un “Tanque de Ideas” es esta: Del arado a la cosecha. Que se despliega de la manera siguiente:

Fase 1 – Zona de arado: Consiste en “preparar el terreno”, para ello, se selecciona el equipo, se establecen las normas de interacción, se define la situación real, y se decide en que aspectos se desarrollarán los próximos pasos.

Fase 2 – Selección de las semillas: Aquí  se establecen las prioridades del área de intervención, usando el criterio de estudiar primero las causas y luego las consecuencias; se da rienda suelta a la generación de ideas, para conseguir nuevas soluciones; se establecen distintos escenarios, sobre la base de lo que el equipo juzga como “mejores ideas”, y finalmente, se decide implantar la mejor opción.

Fase 3 – Siembra y riego: Se establece un plan de acción; se desarrollan los indicadores de gestión; se asignan los recursos;  se prepara la gente para el cambio y, comienza la acción. Se hace la ejecución del plan sin demora.

Fase 4 – Recoger la cosecha: Con frecuencia se va siguiendo la ejecución; se revisan los indicadores;  se consideran las nuevas variables (si existiesen); y se decide entre las tres opciones siguientes: Si se necesitan  hacer cambios en el plan, se regresa a la fase 3; si el problema está en la idea, se regresa a la fase 2; y finalmente, si se obtuvo el resultados esperado se pasa a la Fase 1, para un nuevo desafío.

Las empresas de hoy están abarrotadas de conflictos, crisis, desafíos, oportunidades y una urgente necesidad de reinvención, y deben hacer algo rápido  y que funcione correctamente. Dedicar tiempo a re-pensar la organización, es mejor que seguir reaccionando sin resultados; ejecutar nuevas ideas, es mejor que seguir fallando con las viejas formas de hacer las cosas; y claro está,  arriesgarse es mejor que esperar la muerte lentamente.

 

Amancio Ojeda Saavedra

@amanciojeda

amancio@alianzasdeaprendizaje.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.