En días pasados fui hacer mi
trabajo  de  Coach, era la cuarta sesión, y estábamos
trabajando para lograr en esta persona, definir su propio estilo  de 
liderar, para mejorar los resultados de su equipo. ¡Sorpresa! Su
estado  de  confusión personal era tal, que su parálisis
la disimulaba  con una perorata que ni
esa misma persona se lo creía.

En su estado de  parálisis, no hacía otra cosa que buscar
excusas, buscar culpables de  su
“tragedia”, acusar algunos miembros de su equipo de “sabotear” su gestión; nadie
como  esta persona, podía de encontrar
casi de  manera perfecta la relación
entre el caos social y  el caos de su
gestión. Lo  anterior era sólo una forma
de ver lo que sucedida, y desde allí  no
había posibilidad de cambio.   

A mi  pregunta: ¿Qué pasa con un equipo cuando  su Líder está tan confundido? El  silencio 
respondió. En la siguiente interrogante: ¿Qué relación tienen tus
objetivos personales y profesionales, con los objetivos de  tu organización? El silencio, acompañado  de una cara de  terror dijeron presente. Con un quiebre de
tal magnitud, comenzó mi trabajo y su evolución.

Documento este caso, porque
esta persona con determinación se metió profundamente en su proceso personal y,
casi en forma paralela en el proceso de saber: ¿Qué estaba pasando con su
liderazgo, visto  desde los miembros de
su equipo?

Como  coach pocas veces he visto a un Líder  avanzar tan rápidamente y, llevar a su
equipo  a una mejor posición, luego  de estar en un nivel de confusión tan espeluznante.
Conclusión: Líderes con claridad, equipos con luz.

Los líderes, antes de
definir su estilo personal de liderazgo, deben tener claro  muchas cosas y, en ocasiones la primera que
deben hacer conscientes es: que en su laberinto de ideas y  deseos, hay que detenerse para darle claridad
a sus objetivos individuales.

El desafío de ser líder,
debe hacer de la persona mejor persona y mejor dirigente; y juzgo  que este es un camino que se va construyendo
de manera sistémica e indivisible; a los líderes les corresponde: descubrir,
aprender,  crecer y  hacer que otros crezcan.
 
 
Amancio E. Ojeda Saavedra
@amanciojeda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *