“Los pobrecitos” y “Los herméticos”
abril 29, 2012
El líder es un creador de imágenes emocionantes y acciones racionales
mayo 20, 2012
Show all

La torta de plátano de mi mamá


Una frase conocida en nuestro país es: “La hayaca más
sabrosa la hace mi mamá”, yo digo que: ¡La torta de plátano más sabrosa la hace
mi mamá!   
Mi  madre es un
ser lleno  de bondad, es el mejor ejemplo
de dar, dar y dar, sin pedir, y como  consecuencia siempre recibe más de lo que da.
Mi madre es un modelo sin precedentes para quienes tenemos el gusto de
conocerle; para quienes vivimos cerca de ella, para quines hemos recibidos sus
cuidados de enfermera, terapeuta, profesora de educación física, especialista
en geriatría, docente, amiga, abuela, confidente, compañera, pero sobre todo, Madre.
Cuando ella hace la torta de plátano, el primer
ingrediente que le pone es Amor, coloca abundantes porciones de humanidad; va
poniendo entre capa y capa de tajadas, 
una suculenta dosis de alegría, y 
finalmente baña toda la bandeja de un condimento muy antiguo, la bendición
a todos  sus hijos. El  resultado no puede ser otro que mi plato
favorito, el que me hace sentir mimado, querido y acobijado por su ternura.  
¡Feliz día mami!
Para
las madres del mundo
Las madres son una categoría de seres humanos superiores
e infinitamente complejos; ellas en nombre de su amor hacen los actos más
heroicos e insólitos que ser humano pueda realizar; hay millones de historias que
confirman lo que expreso y todos estos sucesos surgen cuando  se combinan: la esencia de ser mujer y la
decisión de ser madre.
Es justo 
reconocer que la condición de madre no es solo dada a quienes llevan un
hijo en el vientre, lo traen al mundo y lo crían; hay mujeres que sin concebir,
asumen con entereza y gallardía la tarea de madre. Sé que no hay manera de
encontrar diferencias entre las madres que conciben y crían,  y las que son madres por decisión de amar a
sus hijos.
Hoy pido a Dios que derrame la mayor de las dichas,
alegría en abundancia y mucha salud a todas las madres que nos honran y nos
enaltecen con su entrega divina. Mis mejores deseos en este  y todos los días. 
  
Amancio E. Ojeda Saavedra
@amanciojeda 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *